El frío y el dolor de espalda


El dolor de espalda puede tener muchas causas, hereditarias, posturales, estrés, hernias discales, el dolor de espalda a causa del frío.
Se conoce poco la relación entre el frío y el dolor de espalda y muchos de los problemas que vemos en invierno están estrechamente relacionados con el frío.
Unas de las partes de nuestro cuerpo más sensibles al frío son el cuello y la espalda, donde normalmente se originan más contracturas debido a los cambios bruscos de temperatura, normalmente a causa del frío..

La ropa: Hay que llevar la ropa adecuada para el invierno, nada de manga corta y tiritar de frío hasta llegar a casa de los amigos, a la fiesta o a la cafetería, en demasiadas ocasiones estas situaciones acaban con dolores de cuello, y de espalda que tardan días en desaparecer en el mejor de los casos, con visita al médico incluida.
La sensación de frío hace que el cuerpo se encoja, los músculos se contraen y acaban en verdaderos suplicios a los que cuesta buscar una explicación, ya que no caemos en la cuenta de que el frío es un agente muy a tener en cuenta.

La ropa de cama: La ropa de cama debe de ser la suficiente para que no durmamos encogidos por el frío, para evitar contracciones musculares durante el sueño tal como hemos comentado anteriormente

Consejos para evitar lumbalgias:

Para ayudar a mantener la espalda sana y evitar más dolor:
Practique una buena postura cuando esté sentado, esté de pie y camine.
Haga ejercicio de bajo impacto con regularidad. Camine, nade o monte una bicicleta fija. Haga estiramientos antes de hacer ejercicio.
Use zapatos de taco bajo con buen apoyo.

C V Columna Vitae – Dr. Mario Fiore © 2008 - 2015 www.columnavitae.com