Método Columna Vitae


METODO C.V.COLUMNAVITAE DR.FIORE

avatar-cvDebemos considerar a la medicina como la ciencia que estudia las enfermedades y trata de establecer los medios y las practicas convenientes para curarlas y también para prevenirlas. Pero a pesar de los siglos transcurridos, existe aun un aspecto de la dimensión humana, que muchos médicos no han comprendido o se resisten a considerar. Me estoy refiriendo a ese aspecto de la condición humana que es el espíritu.

Esa dimensión espiritual es la verdadera base energética de toda vida; puesto que es la energía del espíritu lo que anima el soporte físico y mental y no como a veces se interpreta que es el espíritu una emanación o derivación del campo psicofísico.

Esa conexión no visible entre las fuerzas sutiles del espíritu y ese campo psicofísico, encierra la clave para la comprensión de la intima relación entre materia y energía.

Cuando se comprende realmente las profundas interrelaciones entre el campo espiritual, el campo físico y el campo mental, que cada ser humano posee, podemos entonces acceder a una medicina verdaderamente global e integradora.

FUNDAMENTOS DEL MÉTODO

Con bases sólidas en la medicina tibetana no tradicional, en los principios de la biomecánica, en el estudio de los campos energéticos y en el reconocimiento de las vías reflejas que transcurren a largo y a ambos lados de la columna vertebral, nuestro método abre realmente una perspectiva esperanzadora para el tratamiento de numerosas afecciones.

Articulamos en el una serie de técnicas, compatibles con las de la medicina tradicional, mediante una praxis manual no agresiva que actúa sobre esa vías reflejas y sobre las raíces nerviosas que emergen también a largo de la columna vertebral. Su aplicación es satisfactoria en pacientes de todas las edades “desde la primera infancia, hasta la senectud”. Su aplicación no presenta contraindicaciones aún en los casos más severos y comprometidos. Por estar exenta de reacciones secundarias, abre una posibilidad terapéutica a aquellos pacientes que no puedan realizar tratamientos farmacológicos, tanto por intolerancia alérgica como digestiva.

LA COLUMNA VERTEBRAL COMO EJE DE LA VIDA

Desde la antigüedad más remota la columna vertebral fue tomada como eje principal de la vida y se trató de estudiar su relación con los trastornos orgánicos. Los egipcios conocieron, antes que los griegos, como así también los hindúes y los chinos, la importancia de la columna vertebral en la génesis de las enfermedades. Miles de años atrás, aproximadamente 6500, Centauro Quirón en Grecia, con sus observaciones establecía las bases de lo que después constituyó la medicina tibetana no tradicional. Sostenía que la mayoría de las enfermedades eran reflejas, producidas por compresión imitativa del sistema medular que llamaba baso gobernador. Dividía a las enfermedades en sedantes y excitantes. Las sedantes eran: asma, disnea, disrritmia, dispepsia, aerofagia, gastralgia, estreñimiento, amenorrea, etc. Las excitantes eran: fiebre, vértigo, arritmia, taquicardia, poliglobulia, hernia hiatal, nefritis, gastritis, úlcera gástrica, ptosis gástrica, dismenorrea, aborto, hemorroides, etcétera.

Estableció sin saberlo que desde el punto de vista reflejo las enfermedades sedantes eran parasimpáticas y las excitantes de causa simpática.
También tuvo conciencia que el cuerpo humano es una totalidad y que no puede ser dividido para tratar las enfermedades separadamente y estableció entonces el aforismo fundamental de esta práctica médica que dice:

” Lo estructural gobierna lo funcional “, como por ejemplo sucede en un edificio y debemos ser considerados “estructuralmente” como tal.
Centauro Quiron decia que el cuerpo humano es atravesado por dos energías diferentes, una en nuestros días sería la “energía nerviosa” y la otra seria la ” energía vital”, que circula por el canal que representa la columna vertebral y que actúa directamente sobre las vias reflejas.

Centauro Quiron fue maestro de numerosos discípulos, pero fue Asclepio también conocido como Esculapio, su principal continuador y ambos comienzan lo que la historia llama “la epopeya de los médicos periodentas”, es decir los que iban de pueblo en pueblo tratando muchas patologías en forma manual. Este conocimiento llega luego al tibet constituyéndose en una corriente médica ejercida por pocos monjes, que fue con el correr del tiempo transmitida de maestro a discípulo, transformándose poco a poco en un sistema médico más reglado y coherente. La acción de un médico que se llamó Yhon Thanm Mnegon Po, y considerado santo por los tibetanos, contribuyó con su ingenio e inteligencia y fue quien más colaboró a perfeccionar este sistema. Con el correr de los siglos este conocimiento llega a Nepal donde otro médico llamado Danasla también aporta su capacidad para hacer esta práctica mejor. Posteriormente este conocimiento se pierde históricamente en Asia menor. Nosotros hemos accedido a su conocimiento siendo discípulo en nuestro país de un verdadero maestro, un lama tibetano médico, durante cinco años junto a otros cinco profesionales. Desde hace varios años hemos abrazado esta práctica con mucha humildad y entrega. Al profundizar su conocimiento y ejercerla diariamente, permitió que pudiéramos aportar a esta técnica algunos conceptos y elementos para mejorar su eficiencia y en razón de ello hemos creado este método medico asistencial que preconizamos desde nuestra practica privada y desde c.v.columnavitae asociación civil sin fin de lucro (eje de la vida) que tengo el honor de presidir.

Los resultados obtenidos son altamente satisfactorios y mucho nos gratifica su condición de medicina no fármaco dependiente, ya que en un porcentaje muy bajo de casos debemos agregar a la práctica, alguna medicación.

Merece destacarse que con la practica de este método se reduce considerablemente la resolución quirúrgica de muchas afecciones y consecuentemente la necesidad de interrelaciones, con la consiguiente disminución de los gastos que estas producirían.

También por estar exenta de reacciones secundarias abre una posibilidad terapéutica a los pacientes que no pueden realizar tratamientos farmacológicos, tanto por intolerancia, alérgica, digestiva o de cualquier otra razón.

Dr. Carlos Mario Fiore
MN. 25952

C V Columna Vitae – Dr. Mario Fiore © 2008 - 2015 www.columnavitae.com